jueves, 9 de julio de 2009

ASPECTOS PROBLEMATICOS EN LA PRESCRIPCION ADQUISITIVA DE DOMINIO

1. ASPECTOS CONTROVERTIDOS QUE PUDIERAN PRESENTARSE EN EL CUMPLIMIENTO DE LOS REQUISITOS DE LA PRESCRIPCION ADQUISITIVA.

a) Acreditación probatoria del ejercicio efectivo de la posesión.
b) Inobservancia de las leyes agrarias para declarar la prescripción.
c) Falta de conceptualización legislativa del término “justo título”.
d) Puede ser oponible la prescripción solicitada por el poseedor contra el tercer adquirente de la propiedad que no inscribió su derecho.
e) Si el poseedor interpone un proceso de prescripción, tendrá éxito si luego, el propietario lo demanda por reivindicación.
f) Problemas de identificación del bien inmueble a prescribir cuando este se encuentra dentro de un inmueble de mayor extensión.
g) La prescripción adquisitiva implica una declaración constitutiva.
h) Podrá la persona jurídica poseer y adquirir luego por usucapión.
i) Puede el propietario de un inmueble prescribir si ha perdido su título de propiedad.


2. COMO DETERMINAR QUE USUCAPIENTE POSEE UN JUSTO TÍTULO EN LA USUCAPIÓN CORTA.
Cuando se verifica del documento aportado por el solicitante, que el negocio jurídico reúne los requisitos para la transferencia de la propiedad, pero que le falta un elemento de mayor sustantividad, que es la legitimidad del derecho que le conceda la facultad de disposición y es precisamente esta anomalía la que debe ser superada o convalidada por la usucapión corta, porque si no fuera así la prescripción corta no tendría sentido.
Tratándose de la llamada prescripción corta, además de que estemos ante una posesión continua, pacífica y pública por cinco años consecutivos, se requiere también justo título y buena fe. Ambos conceptos, para efectos de la prescripción adquisitiva, no pueden ser explicados independientemente, habida cuenta que uno se explica en razón del otro. Pongamos un ejemplo, si A ofrece vender un bien inmueble a B, por lo que se celebra el respectivo contrato de compraventa (que sería el justo título), pero ocurriese que B fuese un menor de dieciséis años, resultará que el título pese a no ser idóneo para transferir convencionalmente la propiedad por adolecer de un vicio de nulidad, es justo para efectos de la prescripción, en la medida que A haya desconocido la edad de B (por lo que actuó de buena fe).
En este caso puede afirmarse que ha existido justo título y buena fe para efectos de la prescripción, por lo que B podría hacer uso de la prescripción corta, pese a que este título le resulte inidóneo para adquirir convencionalmente la propiedad.
3. LA EFICACIA Y VALORACION DE LOS MEDIOS PROBATORIOS DESTINADOS A DEMOSTRAR EL EJERCICIO EFECTIVO DE LA POSESION
El derecho de propiedad se adquiere por una situación de hecho, como es la posesión continua y pacífica, pero como propietario, no como un simple poseedor, esto es, con poderes no solo de uso y disfrute sino hasta de disposición del bien; ese ejercicio de hecho “como propietario” debe ser público para que se configure la prescripción adquisitiva. Esto implica que no todo poseedor puede adquirir la propiedad por prescripción sobre el bien que posea, sino que este poseedor debe comportarse como un propietario. Nótese que no todos los poseedores pueden adquirir por prescripción el bien, esto es, el mero ejercicio de la posesión, entendida esta como el ejercicio de hecho de uno o más poderes de la propiedad lo califica como tal; véase el caso del poseedor inmediato del mediato.
En los casos de casa de playa, tenemos los bienes del Estado pueden ser de dominio público o de dominio privado. Los primeros son aquellos que resultan indispensables para el cumplimiento de las funciones esenciales del Estado, así como para el funcionamiento de los servicios públicos que brinda a la población. Así, dentro de este género se encuentran los bienes de uso público como los ríos, puertos, playas, mares, carreteras, caminos, etc. Por su propia naturaleza, los bienes de dominio público son de carácter inalienable e imprescriptible, asimismo, no son susceptibles de embargo. Los bienes de dominio privado, por el contrario, son aquellos sobre los cuales el Estado ejerce su derecho de propiedad como cualquier persona de derecho privado y que no resultan fundamentales para sus fines y funciones, por lo que sobre estos bienes sí cabría el embargo. Cabe recodar, en ese sentido, que por Sentencia del Tribunal Constitucional del Exp. Nº 006-97-AL/TC, se declaró inconstitucional el inciso 1 del artículo 648 del CPC que establecía que los bienes del Estado –en general– eran inembargables.
Con relación a la prescripción adquisitiva es posible hacer una lectura similar. En efecto, de acuerdo con el artículo 73 de la Constitución los bienes de dominio público son inalienables e imprescriptibles, en ese sentido, de una lectura a contrario sensu puede determinarse que los bienes de dominio privado del Estado sí podrían ser alienables y susceptibles de adquirirse por prescripción adquisitiva. Por lo expuesto, en el caso concreto, debe establecerse cuál es el destino y uso que se le da al bien sobre el que se quiere hacer valer la prescripción adquisitiva; cabe señalar que el solo hecho de vivir por 10 años sobre un inmueble no hace que este sea un bien privado del Estado, dado que puede ser que la edificación haya sido construida en un sitio arqueológico o histórico, por lo que en esa situación no podría adquirirse; empero, si se determina que el bien no está destinado a los fines y funciones del Estado, sí sería posible demandar su prescripción adquisitiva.
Ahora bien, si en el proceso se demuestra que el bien en cuestión no es público, es decir, no está destinado a los fines de la municipalidad (ornato, zonas verdes, etc.), entonces no habría problema para que pueda hacerse efectiva la prescripción adquisitiva, claro está, siempre que se cumplan además los requisitos inherentes a este instituto, como la pacificidad, continuidad y publicidad de la posesión como propietario por 5 o 10 años, de ser el caso. Empero, para probar todo ello, se necesita justamente de un proceso, y como vemos en la presente consulta, el juez ni siquiera permite el nacimiento del mismo, determinando su improcedencia in limine. La causal de improcedencia utilizada está referida al petitorio jurídicamente imposible (artículo 427 inc. 6 del Código Procesal Civil), esta debe analizarse con mucho cuidado, dado que, como vimos, el simple hecho de que el bien sea propiedad del Estado no lo hace imprescriptible, por lo que si el juez quería declarar la improcedencia in limine no debía basarse solo en ese hecho, sino que además era su deber pronunciarse sobre la finalidad que cumple ese bien para los fines del Estado. Si no fue así, entonces la decisión del juez fue definitivamente equivocada.
En el caso de las Cartas notariales, al igual que en el caso de la citación con la demanda de desalojo interpuesta contra los demandantes de la prescripción adquisitiva, se puede pensar que se interrumpe el plazo prescriptorio. Esta interrupción debe de producirse antes de que haya transcurrido el plazo de la usucapión y no luego de este.

2 comentarios:

DROJAS dijo...

HOLA MI NOMBRE ES DANIEL Y TE QUIERO PREGUNTAR YA Q ESTAS HABLANDO DE LOS ASPECTOS PROBLEMATICOS EN LA PRESCRIPCION, Q PASA CUANDO NO EXISTE DUEÑO Y SE REQUIERE DE LA CERTIFICACION DE LA AUTORIDAD COMPETENTE PARA INICIAR EL PROCESO ANTE EL JUEZ Y RESULTA Q ESTA AUTORIDAD TE MANDA PARA EL INCODER POR SER ELLOS QUIENES PUEDEN ADJUDICAR.

Parque Boulevard de Surco dijo...

Amigo: estamos peleando con un grupo de vecinos contra la apropiacion de un parque adquirido por prescripcion adquisitiva de dominio el año de 1987, la primera de dominio lo vendio varias veces a varias personas y al final volvio a comprar y ya con su posesion , lo vendio a una offshore panameña y esta a un cliente final, etc. que demanda interponemos :Accion de reivindicacion? otra? que jurisprudencia existe? sabes algo? nos ayudarias mucho. no somos abogados

Gracias
Edmundo Arrunategui
ediarru@gmail.com